Facultad Certificada

Cerificaci贸n ISO 9001:2008

Las cr贸nicas niponas del profesor Patricio Winckler PDF Imprimir E-mail

Becado en Tokyo.
Patricio Winckler, acad茅mico e investigador de la Escuela de Ingenier铆a Civil Oce谩nica UV se encuentra en la actualidad en Jap贸n hasta marzo del 2018, becado por la International Matsumae Foundation (MAE), para trabajar con el Profesor Kenji Satake en el Earthquake Research Institute de la Universidad de Tokyo.

Durante su estad铆a Winckler tambi茅n ha visitado la Universidad de Waseda donde le ofrecieron enviar a estudiantes e investigadores a pasant铆as; en Tokyo City University se reunir谩 con ingenieros civiles de la Universidad de Tokyo, mientras que el viernes de esta semana dictar谩 una conferencia en Hiroshima University. A ello se suman sus labores en el Instituto de Investigaci贸n de terremotos (ERI) de la Universidad de Tokyo.

A continuaci贸n, un extracto de sus llamadas 鈥淐r贸nicas Niponas鈥, donde describe en su particular estilo el trabajo que se encuentra desarrollando en Jap贸n:

鈥淟a International Matsumae Foundation (MAE), es una fundaci贸n creada en 1980 cuyo objetivo es promover el conocimiento de la cultura japonesa en un mundo en paz. Yosuke Watanabe, Director ejecutivo de MAE, me comenta en un exquisito ingl茅s adquirido en Boston, que desde sus inicios, la fundaci贸n ha seleccionado a 775 becarios, denominados visiting research fellows, de 115 pa铆ses. Levantando la ceja derecha al menos un cent铆metro, enfatiza que en la 煤ltima convocatoria, de los 182 postulantes, fuimos 23 los afortunados de 21 pa铆ses tan dispares como Pakist谩n, India, Tailandia, Camboya, China, Nigeria, Camer煤n, Egipto, T煤nez, Argelia, Lesoto, Malawi, Mozambique, Jamaica, Polonia, Ucrania, Bulgaria, Rusia, Grecia y Kazajst谩n. El 茅nfasis este a帽o, claro est谩, es en 脕frica, Asia y Europa, siendo yo el 煤nico latinoamericano de la cohorte. Con ello me sumo a los 7 chilenos que han tenido el gusto de venir a degustar algo de la cultura acad茅mica nipona.

Voy a trabajar con el Profesor Kenji Satake en el Earthquake Research Institute de la Universidad de Tokyo. Kenji Satake es un geof铆sico que en los ochentas impuls贸 el uso de 鈥減roblemas inversos鈥 para estimar las rupturas de los mega-terremotos a partir de registros sismogr谩ficos. La t茅cnica hoy en d铆a se ha expandido al uso de registros de tsunamis y sistemas de geo-posicionamiento satelital (GPS), con el objeto de tener una mejor idea de c贸mo se sacude la corteza durante un terremoto. Este coloso de la ciencia tambi茅n ha cruzado caminos con la historia y la paleo-sismolog铆a buscando extender sus descubrimientos a per铆odos de tiempo mayores a los que cubre la sismolog铆a instrumental. Me pregunto, sin advertir respuesta, si podemos aplicar estas t茅cnicas para entender c贸mo se gener贸 el meteotsunami del 8 de agosto de 2015, que estudiamos por largas trasnoches con Matsu Carvajal, Manol铆n y el Sepu. Por esas (no tan coincidentes) coincidencias de la vida, en su grupo est谩n estudiando la zona de ruptura del gran聽terremoto del 22 de mayo de 1960 en Valdivia, el m谩s grande de los registrados por el ser humano, adem谩s de otros terremotos tsunamig茅nicos ocurridos en Chile, como los de Maule 2010 y Illapel 2015, que me toc贸 sentir, ver y estudiar.

En lo espec铆fico (y posiblemente tedioso para casi cualquiera), me interesa conocer algo sobre t茅cnicas de inversi贸n usando registros de tsunamis. Para ello dise帽茅 un trabajo de tres meses, muy acotado, cuyo objetivo es partir con modelos muy simples (toy models, como les dec铆a mi adviser Philip Liu en Cornell) e ir construyendo pieza a pieza un modelo m谩s elaborado que permita evaluar la sensibilidad de la ruptura del terremoto ante cambios en el nivel del mar y las corrientes mareales que caracterizan canales como el Chacao...

El sol naciente

Son las 5:48 de la madrugada y despunta un tenue celeste en el horizonte cubierto de noche. En una hora amanecer谩 en el pa铆s del Sol naciente, 鏃ユ湰.

Es buen momento para digerir algunas ideas que nacen de los ilimitados est铆mulos que asoman estando s贸lo frente a una cultura nueva, con tiempo para pensar. El primero tiene que ver con una sensaci贸n de respeto que se percibe al recorrer las ciudades, contrario al mundo descartable de la cultura occidental. Ello lo siento en el anhelo nip贸n por preservar sus templos, por construir obras imperecederas o en cosas tan simples como acopiar la basura en forma eficiente (pues el espacio disponible en esta isla se ve y siente finito como para despilfarros). A diferencia de muchas ciudades cosmopolitas donde se sobrevalora el carisma como mecanismo para surgir en la manada, en Tokyo se respeta el silencio.

Ese respeto se ve tambi茅n en c贸mo honran a sus ca铆dos. En el peque帽o poblado de Arahama, ubicado en la costa de Sendai, por ejemplo, hay una estatua que homenajea a las decenas de personas que murieron ahogadas por el tsunami del 11 de marzo de 2011. Su cabeza coincide con la cota que alcanz贸 el tsunami en el poblado, detalle que se ha pensado como una muestra concreta de lo que ocurri贸 esa fat铆dica tarde. Jap贸n tiene 300 a帽os de historia de registros de tsunamis y numerosos landmarks indicando la inundaci贸n de eventos pasados, que han ayudado a cient铆ficos a cuantificar y a vecinos a tomar conciencia de la amenaza de ese mar que intranquilo los ba帽a. Los memoriales, centros de visita y museos que rememoran este 煤ltimo evento se multiplican en las ciudades afectadas, siendo el m谩s vivo reflejo de ellos la escuela b谩sica de Arahama, que sirvi贸 de refugio a un pueblito del que s贸lo qued贸 ella en pie. Ya me lo dec铆a entre l铆neas el Profe Marco Cisternas (tsunamista de antolog铆a en la microfauna chilena) mostrando un f贸sil de papel escrito en japon茅s: en la historia est谩 la clave para entender la f铆sica de los tsunamis.

En Chile, en contraste, no hemos dejado marcas de la inundaci贸n de tsunamis recientes, salvo tal vez aquellas sabiamente preservadas en el Astillero ASMAR, en Talcahuano. Salvo excepciones, tampoco hemos repensado c贸mo habitar un territorio por naturaleza din谩mico, m贸vil, complejo, que dimidia el oc茅ano de la tierra segura. Se me vienen a la cabeza im谩genes de Mastu Carvajal persiguiendo alguna traza de inundaci贸n en templos benedictinos que hoy no existen o al Sepu sac谩ndole llamas al PC para estimar la incertidumbre de los modelos de inundaci贸n. Estando en ello me pregunto qu茅 sentido tiene dedicar la vida a entender a esta madre natura indomable, sin encontrar una respuesta convincente. Me consuelo argumentando que producto del trabajo cient铆fico las ciudades japonesas se han vuelto a parar considerando la ocurrencia de tsunamis al momento de trazar la infraestructura, de definir zonas de amortiguaci贸n o de extender bosques para limitar el emplazamiento urbano. Pero esa respuesta pragm谩tica evita cuestionarse algo m谩s profundo, cual es la postura irreverente de humano frente a la naturaleza. 驴Qu茅 dir谩 barbetas frente a mis cavilaciones algo infantiles?

Para volver a la zona de confort, escupo algunas cifras sobre las consecuencias humanas, econ贸micas y ambientales del tsunami de 2011, que reporta el IRIDeS:

15.884 muertos
2.636 desaparecidos
6.147 heridos
470.000 evacuados
561 km2 inundados
127.290 edificaciones destruidas
272.788 edificaciones semi destruidas
747.989 edificaciones parcialmente destruidas
2.981.000.000 toneladas de escombros
楼16.900.000.000.000.000 da帽os totales

Son estremecedoras, pienso, pero siguen siendo cifras sin piel. El sol ya est谩 arriba. Es hora de ir a conocer la Universidad de Waseda, cuna intelectual de don Rafa Ar谩nguiz鈥.